4 de mayo de 2016

Mi nombre es Windor

Nota introductoria: Aunque este texto puede leerse de manera independiente, la anterior aparición de Windor, en la que cuento su llegada a Trascania, tuvo lugar en el microrrelato "Windor llega a Trascania" (para leerlo, clickad en el título). 

Este texto que podéis leer a continuación, retoma la historia de Windor desde que llega a Trascania, hasta su acercamiento al castillo, donde espera su turno de ser entrevistado para el puesto vacante de consejero real...


Mi nombre es Windor

Cada vez que uno de los magos de la cola se adentraba en el interior del castillo, la expectación de los demás por ver el estado en el que salía era tan palpable como morbosa. Y Windor no era una excepción a la actitud de sus demás compañeros de profesión. De haber rondado por aquella zona un vendedor de palomitas, habría sacado unos beneficios increíbles en ventas.

Uno a uno, los aspirantes al puesto de consejero que salían del castillo mostraban un estado diferente pero con un denominador común: el fracaso. Windor había observado fascinado como un mago abandonaba el recinto con su casco de tortuga roto en dos pedazos, pero no era el único desafortunado. Otro de los magos salió con su casco intacto pero haciendo movimientos típicos de un borracho incapaz de andar en línea recta. También hubo otro que salió corriendo del castillo mientras un perro intentaba mordisquear su trasero. Por suerte para Windor, el perro estaba tan centrado en su objetivo, que desapareció de la vista de todos los allí presentes para seguir persiguiendo a su presa.    

Cuando el mago que iba delante de Windor fue llamado para su audiencia con el rey, nuestro protagonista se temió lo peor, porque el siguiente iba a ser él. Se dio la vuelta y comprobó que además iba a ser el último aspirante al puesto, ya que no había nadie más. Sólo quedaban él y los vendedores, y éstos estaban jugando a las cartas ante la falta de clientela. Un pensamiento esperanzador apareció en la cabeza de Windor, ya que la falta de más candidatos al puesto, y los aparentes fracasos de los que se habían marchado, auguraban que la competencia se había reducido ostensiblemente. De hecho el asunto quedaba entre él y el que estaba dentro del castillo en ese momento.

Para matar el tiempo hasta que llegara su turno, y de paso amansar sus crecientes nervios, Windor sacó la varita de su túnica, e intentó practicar un hechizo. Cogió una piedra del suelo, y pronunció unas palabras al tiempo que movía su varita en dirección a la piedra que sostenía en su otra mano. Hay que decir que la intención del mago era la de convertir dicha piedra en un mono de juguete, de esos que tiene un par de platillos y los golpea efusivamente. Pero la piedra se convirtió en una paloma, y Windor la soltó tras recibir varios picotazos. Entonces la paloma sobrevoló la mesa sobre la que jugaban los vendedores a las cartas, y se cagó en la cabeza de dos de ellos, decorando de un color blanquecino sus negros cabellos. Los vendedores tiraron con furia sus cartas y se dedicaron a intentar cazar a la paloma. Una cosa era cierta, y es que Windor había logrado entretenerse con el espectáculo.

Tras unos minutos más de espera y diversión, pues la paloma esquivaba con facilidad los objetos que le lanzaban los vendedores, el mago que precedía a Windor salió del castillo, y parecía muy contento. De hecho Windor pensó que ya no iba a ser necesaria su entrevista con el rey, hasta que pudo advertir un detalle que renovó sus esperanzas: toda la ropa del mago estaba ennegrecida y echaba humo, incluido su casco de tortuga. Aquel tipo era el equivalente humano a una tostada de pan que se hubiera calentado demasiado tiempo. Aprovechando la circunstancia, el vendedor de ataúdes se preparó para abordar al mago humeante. Entonces Windor fue llamado desde la distancia por un soldado del castillo, y tras asegurarse de que su barba seguía bien colocada, se encaminó hacia el soldado.

A medida que Windor se adentraba en el castillo, se sentía tan feliz como una persona que va a la selva y acaba en la marmita de una tribu caníbal, cociéndose a fuego lento. No ayudó en nada que se escucharan unos ladridos a sus espaldas, y que el perro de antes reapareciera portando un enorme trozo de túnica en su boca. Instintivamente, Windor se protegió el trasero con ambas manos, mientras el perro caminaba a su lado. El soldado que iba delante suya no parecía inmutarse lo más mínimo con la escena. A Windor le fue inevitable lanzar la pregunta pertinente:

- Disculpe, ¿es muy normal todo lo que pasa por aquí?

El soldado se paró un momento, se dio la vuelta, y tras ordenar al perro que se sentara, le respondió a Windor:

- Esto no es nada, he visto cosas peores.
- Esa respuesta no me inspira mucha seguridad la verdad.
- Amigo, si quiere una vida tranquila se ha equivocado de castillo y de reino. Incluso ha escogido la profesión equivocada. Pero si le van las emociones fuertes, ha venido al lugar idóneo.
- Bueno…mi sueño siempre ha sido ser consejero de un rey, y por algún sitio he de empezar.
- En tal caso, sígame, estamos cerca de la sala de audiencias.

Ambos reanudaron la marcha, mientras el perro se quedaba allí parado y orinaba sobre el trozo de túnica que había arrojado al suelo. Windor supo que estaba a unos metros de la sala de audiencias tras ver a varios soldados más apostados en la puerta. Éstos la abrieron tras ver a su acompañante, y un heraldo apareció y se acercó para preguntarle a Windor el nombre con el que debía anunciarle, así como datos de interés sobre su vida laboral. Una vez que el heraldo obtuvo la información, volvió al interior y empezó a anunciar la llegada del mago. Tras recibir una indicación, y antes de moverse, Windor inspiró aire con tanta torpeza que estornudó varias veces. Se limpió la nariz con un pañuelo que sacó de la túnica, y caminó al interior de la sala.

La sala de audiencias era enorme, y además había mucha gente en su interior. Aunque el trono del rey estaba situado al final, en un lado de la estancia había una orquesta de músicos que limpiaban sus instrumentos, y en el otro se encontraban instaladas varias mesas con distintos trabajadores, donde Windor distinguió un abogado que estaba rodeado de enormes libros de leyes, así como un contable que apilaba monedas de oro y tomaba anotaciones, y por último una vidente, que limpiaba varias bolas de cristal situadas sobre su mesa. A medida que se acercaba al trono, iba definiendo mejor la figura de su posible jefe, que estaba de pie y con los brazos cruzados. El rey era un tipo rechoncho, con larga melena, y una estatura media, similar a la de Windor. Su vestimenta era muy elegante, y su corona brillaba tanto como los ojos de un borracho cuando el tabernero le invita a una copa.

A un lado del rey estaban situados su ayudante de cámara y el heraldo, y al otro un elfo, que se presentó ante Windor como Letrinus, el asesor laboral del rey. Tras la presentación, le cedió la palabra a su jefe, el cual se presentó:

- Hola Windels, soy Berinio, rey de Trascania.
- Me llamo Windor majestad.
- Si vas a corregirme Windels- y el rey le señaló con un dedo acusador-, mal empezamos. Los anteriores candidatos al puesto han demostrado ser unos inútiles, ¿qué te diferencia a ti de ellos?
- Verá majestad, mi sueño siempre fue ser mago, y posteriormente consejero, y para ello he trabajado desde muy pequeño de forma incansable. Fui aprendiz de sastre antes de licenciarme en la universidad mágica, y luego me dediqué a animar fiestas de cumpleaños y dirigir una orquesta invisible. Así que a mis habilidades mágicas se le suman estos variados oficios. Eso me distingue de los demás, no siempre he sido mago, y he aprendido otras cosas hasta llegar aquí.
- Interesante Windels- el rey parecía gratamente sorprendido-, es cierto que tengo varios sastres para confeccionar mis vestimentas, un grupo de bufones para animar mis celebraciones, y una orquesta para tocar música que deleite mis oídos, pero siempre está bien tener en nómina un consejero que pueda hacer todo eso cuando no tenga a mano a los demás. ¿Sabes dar buenos consejos?
- Como le dije, me llamo Windor. Sé dar consejos- Windor recordó el anuncio de trabajo, donde se mencionaba que el aspirante tuviera tolerancia para soportar que sus consejos no fueran tenidos en cuenta-, pero usted ha de ser quien juzgue si son buenos o malos majestad.
- No vuelvas a corregirme Windels. ¿Qué opinas de este hombre Letrinus?
- Bueno majestad- y el elfo asesor laboral observó detenidamente a Windor-, no cabe duda de que es un tipo de lo más variopinto. No sé si anima bien los eventos, ni si sabe dirigir bien una orquesta, pero es evidente que si fue aprendiz de sastre, puede haberse confeccionado esa esperpéntica vestimenta, la cual habrá que reemplazar si se le contrata. Por otra parte- y Letrinus se acercó a Windor y dio una vuelta a su alrededor-, tiene una barba que me inspira confianza. Pienso que un mago sin barba inspira tanta seguridad como un fumador enfermizo rodeado de barriles de pólvora. Además, tiene una estatura similar a la suya majestad, por lo que fácilmente podrá lanzarle objetos que acaben en su cabeza, y ya sé lo que eso os divierte.
- Oh- el rey se mostraba sonriente ante ese último comentario de Letrinus-, sin duda es un gran placer ejercitar mi brazo con ese deporte. ¿Tienes una cabeza dura Windels?
- Por tercera vez majestad- dijo el mago visiblemente enojado-, soy Windor, no Windels.
- Windels, Windy, Windolón…el rey soy yo y te llamaré como me salga del real miembro, salvo que quieras salir por la puerta del castillo tan mal como los otros aspirantes, ¿lo has entendido insolente?

Eso fue la gota que colmó el vaso. Windor perdió de repente todo temor hacia el rey o lo que pudiera pasarle, y estalló en un acceso de furia. Una cosa era que sus condiciones laborales pudieran ser tan beneficiosas como meterse en un lago infestado de pirañas, pero eso es algo que Windor consideraba como parte del juego hasta adquirir más experiencia, y por eso lo aceptaba. Pero no iba a tolerar esa burla hacia su nombre. Uno de los días más felices de su vida, había sido aquel en el que mencionaban su nombre para subir a recoger su título de mago. Y había trabajado mucho para ser Windor el mago, aunque su alojamiento en la posada de Trascania le añadiera el calificativo del mago inepto.

Así que, tras sacar su varita y agitarla en el aire, le gritó a Berinio el rey:

- ¡¡¡Me llamo Windor!!! ¡¡¡ W- I- N-D-O-R!!!

Entonces, la varita hizo temblar toda la sala de audiencias. Windor sólo quería hacer aparecer una bota gigante que pateara el trasero del rey, sabiendo que eso podría acabar con sus aspiraciones laborales e incluso premiarle con una estancia privilegiada en las mazmorras, pero logró un terremoto tan poderoso, que surtió un efecto beneficioso para él, asustando a todo el mundo allí presente, rey incluido. Esto lo comprobó una vez que el temblor cesó, y el Berinio y Letrinus pronunciaron al unísono las siguientes palabras:

- Windor, estás contratado.


Continuará...

Para leer la continuación, clickad aquí.

34 comentarios:

  1. Bueno, amigo José Carlos. Al fin ha obtenido el bueno de Windor su audiencia con el rey Berinio, y su ineptitud como mago, al fin, le ha resultado útil.
    Me he divertido mucho con las desventuras de Windor, en especial con esos detalles que introduces tan surrealistas, como la paloma que se caga en los vendedores o las del perro perseguidor de aspirantes.
    Espero la siguiente entrega con muchas ganas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Bruno, Windor está empezando a materializar su anhelado sueño laboral. Queda por ver si luego mantiene su ilusión o le aborrece esa nueva situación, pero su ineptitud le ha venido bien nuevamente jaja.

      Con este personaje busco más que con ningún otro el efecto cómico pero también diferencial, por eso me gusta añadir esas escenas surrealistas que has mencionado, porque sin ellas no dejaría de ser un relato más sobre un mago, por peculiar que éste fuera. Así que es muy bueno leer por comentarios como el tuyo que logro divertir a quienes seguís al bueno de Windor en cada aventura :)

      Espero sorprenderte de nuevo con la próxima. ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  2. La fortuna le sonríe al pobre Windor, ¡vamos a ver cuánto dura esta dicha!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Kéllyta, empiezan a salirle bien las cosas, esperemos que le dure todo esto lo necesario para aprender más del oficio y seguir creciendo como mago. ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Confieso que esta entrega de Windor me puso en alerta, un poco más nervioso, me sentía igual que el mago: expectante a saber cómo le iba en su audición. Por suerte haciendo las cosas mal, le salió todo bien. Hasta se hizo respetar por su nombre! O es muy valiente, o es muy idiota, pero el riesgo que tomó fue grande.

    Buen capítulo, José Carlos.

    Solo una cosa: el temblor le fue beneficioso ¿por qué? Por qué demostró su poderío?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes lo importante que es narrar las cosas de un modo que puedan hacer más sensorial la lectura, no siempre se consigue es cierto, pero cuando se logra transmitir tensión, nervios, ansiedad, etc... es algo que reconforta mucho. Por eso en esta entrega había más tensión que en las anteriores, era un paso importante para él. Pueden explotarle laboralmente y él lo aceptará, pero le tocaron la fibra con su nombre jeje.

      Sobre tu pregunta, como su intención era hacer aparecer esa bota gigante, de haberlo hecho así habría enfurecido al rey, pero al salirle las cosas al revés, con el temblor demostró su poderío (ibas bien encaminado) asustando al rey, y eso hizo que ya no quedaran dudas sobre su valía para el puesto.

      ¡Un saludo y gracias por pasarte y comentar!

      Eliminar
  4. ¡Excelente! Muy simpática la forma de narrar este pasaje. Ahora, a esperar la siguiente entrada de Windor el mago.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Miguel Ángel! Una de las claves para evitar que ésta fuera una historia más de magos era potenciar el humor hasta rozar o sobrepasar lo absurdo jeje. Será un placer avisarte de las novedades. ¡Un saludo!

      Eliminar
  5. ¡Oh, qué interesante! Y ha sido divertido por sobre todo xD el mago humeante me encantó. No había leído nada de Windor, pero ahora, me estaré pasando por los otros relatos.

    ¡Cuidate!

    Bye!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola y bienvenida a la burbuja Roxana. Me alegra que te haya resultado divertida la narración y te rieras leyendo las peripecias de Windor. Con suerte cada vez que veamos una tostada chamuscada nos podremos reír acordándonos de ese mago jaja.

      Espero que te gusten los capítulos anteriores. ¡Un saludo!

      Eliminar
  6. Interesante, este mago al fin se ha hecho respetar aunque solo sea por defender su nombre, eso dice mucho de él, que no todo le vale y en este caso. ser tan desastre con la magia le han ido de fabula, mucho mejor ese embrujo que le salió por casualidad.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, aunque está dispuesto a ser toreado en otras cuestiones, el orgullo personal ha salido a la superficie en lo referente a su nombre, y de qué manera jeje. Llega un punto en el que hay que pensar si cuando los hechizos le salgan bien, le producirán resultados tan favorables jaja.

      ¡Un saludo Conxita!

      Eliminar
  7. Jaja muy bueno!! Al menos esta vez las desastrosas hazañas del mago le han obsequiado con el trabajo que deseaba, en vez de liarla de manera incorregible. Me ha encantado, a ver con qué nos sale Windor en el próximo capitúlo. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Artza! Windor está convirtiéndose un maestro en aquello de hacer mal las cosas para que salgan bien jaja. De haber podido enfadar al rey con la bota gigante, pasó a asustarlo con el pequeño terremoto. A ver qué le deparan sus primeros días como consejero. ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  8. una cosa es cierta los magos son bastante temperamentales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Hugo, aunque algunos parezcan mansos y despreocupados, eso no quita que tengan su orgullo. ¡Un saludo!

      Eliminar
  9. Hay que ver, el bueno de Windor consigue siempre lo que quiere aunque su magia salga al revés. Le auguro una estancia difícil en palacio, soportando el carácter del rey. Saludos José Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que se nos está convirtiendo en todo un maestro en el arte de hacer las cosas del modo contrario al deseado, pero por ahora le va saliendo bien la cosa. Sin duda no será fácil lidiar con Berinio, sobretodo cuando Windor vea todo lo que ha de mejorarse en el reino. ¡Un saludo Jorge!

      Eliminar
  10. Qué bueno este episodio :) Quién la sigue la consigue, aunque no fuera con lo que esperaba jejeje. Qué valiente Windor ;) Esperaremos a ver qué sucede a partir de ahora!! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elena, me alegra que te siga gustando todo lo que acontece a este peculiar personaje. Windor representa bien ese triunfo de la insistencia, aunque no se consigan las cosas del modo que uno quiere jaja. Pronto se hará una idea de todo el trabajo que ha de hacer como consejero. ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  11. Ya no me queda muy claro el nombre del mago… era Wildel, Windy, Windows… Bueno, no importa. Un derroche de imaginación y buen humor José Carlos. Me parece estar viendo una de esas películas de hace años, con personajes reales y otros animados, ja, ja. Ese currículum del mago no tiene desperdicio, ¿eh?, ja, ja. Y me ha gustado la esperada entrevista con el mago y con ese personaje tan peculiar, ¿Letrinus se llamaba? Le viene que ni pintado el nombre para ser el asesor laboral del rey. Seguro que es un especialista en “contratos basura”, je, je. Y esa defensa orgullosa y casi obsesiva por la corrección de su nombre que, al final, paradójicamente, le lleva a triunfar cuando todo parece estar en su contra y, precisamente gracias a una nueva equivocación. Y bueno, como ya te ha dicho Bruno, muy buenos también todos esos detalles como el de la paloma, que adornan con chispas ocurrentes todo el relato. Una divertida saga que seguro nos deparará momentos hilarantes cuando el rey comience a pedirle “trabajitos” a nuestro mago. Ya veremos, ya veremos
    Un abrazo compañero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuidado de que no te oiga o lea Windor eh jajaja. Ahora que lo mencionas me viene a la mente la mítica de Roger Rabbit, donde había también situaciones delirantes como las que suceden aquí. Claro que aquí no hay conejo que tome whisky, pero sí un mago al que le tocan la fibra.

      Tiene un currículum cuanto menos variado la verdad, y lo que le queda aún por delante. Así es, Letrinus, que explica las precarias condiciones que figuraban en el anuncio de trabajo si lo recuerdas, y anda en esa línea de contrato abusivo que bien comentas. Y próximamente volverá a hacer honor a su nombre.

      Es curioso lo de la paloma, una de las últimas escenas de "Willow" mostraba al protagonista convirtiendo una manzana en una paloma que se cagaba en la cara de otro personaje y provocaba las risas de la gente. Aquí quise potenciar eso y darle el toque de realidad con el intento de caza a la paloma jaja. Me alegra continuar leyéndote en cada capítulo de esta saga, cada día que publico algo nuevo me siento más contento de dedicarle tiempo.

      Y por último, totalmente cierto, el rey no dudará en abusar de Windor, que mientras no se repita lo de su nombre, está dispuesto a tolerar otras cosas. ¡Otro abrazo Isidoro!

      Eliminar
  12. En retribución a la lectura que hiciste de mi western kafkiano, te sigo. Pronto leo y comento algo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola y bienvenido Raúl. Fue un placer leerte ese relato, espero que te guste alguno de los que podrás encontrar aquí. ¡Otro saludo!

      Eliminar
  13. Dicen que el destino tiene conjuros ...digo...situaciones enriquecedoras esperándonos. Y esta es prueba de ello no? No hay mal que por bien no venga.

    Un saludo de luz ✴

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Athenea, me gusta pensar que sí, que cada nuevo día tiene muchas cosas enriquecedoras que nos esperan, por pequeñas que sean. Así que me alegra que esta historia te haya gustado y hayas compartido ese pensamiento :)

      ¡Otro saludo!

      Eliminar
  14. Pues no, este tampoco es el del gnomo...

    ¡Me vas a volver loco buscando!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te falta mucho para encontrarlo, el relato se llama "Windor llega a Trascania". Puedes acceder a él desde el enlace que he puesto al inicio de este texto, o bien buscándolo en la pestaña de "Relatos y series". Un saludo.

      Eliminar
  15. Jajajajaja ese Windor consigue las cosas sin querer queriendo, pero muy acertadas para nuestro mago. Sus aventuras cada vez más amenas nos enganchan dejándonos queriendo el siguiente capítulo. Sigo siendo su fan!! Besotes JC!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se está volviendo un maestro en el arte de hacer las cosas del modo contrario al deseado jaja, y capítulo tras capítulo sienta cátedra al respecto. Aunque fíjate, en este caso le ha salido bien.

      Lo mejor de seguir narrando sobre él, es sentir que se está convirtiendo en un personaje muy querido por todas las personas que escribís comentarios en el blog :) ¡No dejes de ser fan de él, está encantado y te manda muchos besos!

      Eliminar
  16. Me ha gustado que el mago Windor haga respetar su nombre. Lo de la paloma cagando a los comerciantes me ha encantado y no veas lo de la chamusquina , me he reído mucho . Seguiré leyendo el próximo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, a fin de cuentas, el amor propio de Windor tenía que aparecer alguna vez jeje. A veces es todo un reto seguir encontrando situaciones que hagan reír a la gente, así que me alegra doblemente que te quedes con esas dos escenas :) ¡Otro abrazo Maria del Carmen!

      Eliminar
  17. ¡Fantástico, José Carlos! Me encanta la saga de Windor, su narración lineal, digna de esas viñetas a todo color que ya mencioné. Ese aire juvenil de fantasía y humor me entretiene, me distrae del resto del mundo, me hace pasar un buen rato.
    Ayer vi Warcraft y pensé en tu mago literario, lo vi reflejado en uno de los protagonistas. Por cierto; me encantó la película que, al igual que tu relato, es fuente de diversión y gozo del imaginario.
    ¡Un aplauso para Windels y uno fuerte para su creador, José Carlowers! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Edgar! Al final vas a convencerme para que busque un dibujante y demos vida completa a las desventuras de Windor jeje. Ese es el fin que me hizo tan irresistible seguir desarrollando al personaje, la posibilidad de sacaros unas risas que os distraigan de todo lo malo, del modo en que me distrae a mi el trabajo previo.

      Tengo que ver la película, el "Warcraft 2" fue un juego mítico en mi infancia, y quiero ver la película, así que prestaré atención al reparto para visualizar al mago jeje :)

      Tras recibir ambos aplausos, te dedico otro bien grande por tu seguimiento tan activo y entusiasta de la saga. ¡Un abrazo!

      Eliminar

Si has llegado hasta aquí, significa que has dedicado un tiempo a leer estas líneas. Gracias por hacerlo. Adelante, ahora no seas tímid@ y cuéntame tus impresiones del relato. De igual modo, te animo a compartir este relato con más gente para que llegue lo más lejos posible. La mayor parte de las imágenes usadas proceden de la web Pixabay, y se retirarán si el autor lo considerase oportuno y me lo comunicara.