5 de diciembre de 2016

El origen y ascenso de la familia Childners

Todo linaje importante de un país tiene una historia detrás. Los hay que desde tiempos inmemoriales han sido y siguen siendo ricos y poderosos, pero también hay otros que poco a poco han ido construyendo su prestigio a lo largo de los siglos. Incluso algunos son consecuencia de uniones entre familias que, sin ser demasiado poderosas de forma individual, han logrado cambiar eso por medio de enlaces matrimoniales y alianzas de distinta índole. Tampoco es extraño que una familia haya escalado posiciones por medio de guerras, el incremento de su poderío económico como consecuencia de buenas inversiones comerciales, u otras tantas razones.

Sin embargo, siempre ha sido un misterio el modo en el que la familia Childners entró en el mapa social de Escocia allá por el año 1415. La razón es sencilla: hasta esa fecha, el apellido Childners ni siquiera existía. La sensación general que ha perdurado con cada nuevo siglo, es la de que esa familia apareció de la nada. Y las especulaciones sobre su origen siempre han sido de lo más variadas y pintorescas. Aunque la teoría más cercana a la verdad, la dijo en una ocasión un borracho en una taberna de Glasgow, afirmando que los Childners habían hecho un pacto con el diablo.

El origen de la familia Childners tuvo lugar en 1412, cuando Nathaniel Willburg, un simple aprendiz de carpintero que residía en Aberdeen, empezó a interesarse por las artes oscuras y la magia negra. Nathaniel, que había recibido una buena educación y sabía leer perfectamente, fue devorando cuantos libros satánicos y de ritos demoníacos llegaron a sus manos. Para él todo era fascinante. No dudaba de la existencia del Diablo, ya que parte de su educación se había basado en la creencia de Dios como pilar de todas las cosas, y no era descabellado pensar que si había una fuerza buena y suprema, ésta tendría su opuesto.

Nathaniel fue obsesionándose por todo lo oscuro y satánico, convirtiendo su interés inicial por aquello en algo anecdótico. Empezó a relacionarse con otras personas que tenían las mismas creencias que él, y participó en infinidad de rituales cuyo fin era contactar con el maligno, pero que nunca se culminaron con éxito. Se practicaban desde orgías sexuales hasta sacrificios animales, pero eso no daba el resultado deseado. Es por ello que Nathaniel pensó que debía reformular y ordenar sus pensamientos y creencias.

Con ese fin, y tras dejar el oficio de aprendiz, invirtió el poco dinero que le quedaba en viajar hasta Italia. Tenía entendido que en aquel país había un erudito en las artes oscuras que estaba revolucionando algunas arcaicas y erróneas concepciones sobre el Diablo con sus innovadoras teorías al respecto. Y Nathaniel no sólo conoció personalmente a aquel hombre, llamado Pietro Mastorone, sino que pronto se convirtió en su más aventajado alumno y seguidor, viviendo durante todo el 1413 y parte de 1414 en Florencia, donde su mentor tenía un pequeño viñedo.

Bajo la tutela de Pietro, Nathaniel descubrió que había infinidad de demonios al servicio de la entidad suprema, y que el mayor error que cometían las sectas satánicas en sus rituales, era querer contactar directamente con el Diablo. A fin de cuentas, era más probable invocar a uno de los demonios de menor poder, pero que servían al mismo ser. Únicamente se trataba de obtener lo que se deseaba, pero aceptando que esto tuviese lugar por una vía intermedia. Y claro está, para lograr atraer a cualquier demonio a la tierra, había de ofrecerse un sacrificio, pero no animal, sino humano. Estas fueron las conclusiones generales de Pietro que Nathaniel adoptó como verdad suprema, a pesar de que ambos no llegaron a hacer esos sacrificios para contrastar todo lo que defendían. Pero todo lo aprendido por Nathaniel, lo empezó a poner en práctica en cuanto regresó a Aberdeen a finales de 1414.

Al principio, Nathaniel no tenía una motivación más allá de lograr invocar a una fuerza maligna y comprobar su existencia en el mundo. Pero cuando empezó a practicar en su antigua casa algunos ritos siguiendo las indicaciones de Pietro, los resultados fueron alentadores, y eso le permitió empezar a soñar. No logró una invocación completa, pero sí grandes avances sin haber sacrificado aún personas humanas. Antes de dar ese paso sin vuelta atrás, quería estar seguro de que su obsesión podía culminarse con lo que más deseaba. Y por otra parte, debía meditar sobre lo que le pediría al demonio que invocara.

Nathaniel no quería la vida eterna, ni tampoco tener poderes sobrenaturales, pero sí se había cansado de ser pobre y subsistir como podía. Si había podido regresar a Aberdeen se debía a que Pietro le había dado una cantidad de dinero para su vuelta a Escocia. Nathaniel también estaba harto de que a lo largo de su vida hubiese sido menospreciado por muchas de las personas a las que había conocido, a excepción de aquellas que compartían sus mismos intereses y creencias. Había vuelto al lugar donde no había sido más que un aprendiz de carpintero, y había hecho esa elección porque quería cambiar su destino allí mismo.

Fue poco después de iniciarse el año 1415, cuando Nathaniel tenía ya trazadas las líneas más importantes de su plan. No solamente había escogido una víctima para su gran ritual, sino que sabía lo que quería pedirle a cambio al demonio que invocaría, y tenía pensado el nuevo apellido que adoptaría si todo iba según lo planeado. A fin de cuentas, un nuevo comienzo debía estar acompañado de otra identidad. Por su cabeza nunca pasó la idea de fracasar, sino que tenía la total seguridad de que pronto cambiaría su vida por completo. Y así fue.

La víctima escogida fue un borracho de la taberna a la que Nathaniel iba a veces. Era un blanco perfecto porque nadie le echaría de menos, y sería fácil de engatusar. A Nathaniel tan sólo le costó invitarle a un par de tragos en la taberna antes de llevarle a su casa, donde tenía todo preparado para el ritual. Una vez allí, le dejó inconsciente de un golpe. Fue entonces cuando aprovechó para llevarlo a su habitación, y colocarlo en el interior de un pentagrama dibujado en el suelo. Acto seguido, le hizo un corte en una de sus muñecas, recogiendo la sangre que caía en un cuenco. Posteriormente, y mientras iba entonando extraños cánticos, Nathaniel encendió velas alrededor del pentagrama, y luego vertió la sangre del cuenco a su alrededor.

Nathaniel continuó adelante con el ritual, cumpliendo otros pasos que debía realizar, y empezó a notar cómo la temperatura a su alrededor subía progresivamente. Eso le habría sorprendido tiempo atrás, pero desde su regreso de Italia, ya había obtenido ese resultado en otras ocasiones. Sin embargo, todo alcanzó una nueva fase cuando además del aumento de la temperatura, la sangre que había en el suelo empezó a echar humo.

Mientras Nathaniel continuaba con sus cánticos, el humo dio paso a unas chispas, y éstas a unas llamas que fueron aumentando de tamaño. El borracho empezó a despertarse, y cuando recobró por completo la consciencia, Nathaniel le observó fascinado. En su rostro se fueron divisando varias reacciones: aturdimiento, sorpresa, nervios, terror. Mucho terror, en especial cuando él intentó salir del pentagrama y las llamas se elevaron hasta el techo, dejándole atrapado.

El corazón de Nathaniel empezó a acelerarse, avisándole de que realmente estaba ocurriendo lo que tanto deseaba. Jamás había presenciado lo que estaba ocurriendo, y eso le hacía sentirse como un explorador que estuviese haciendo un descubrimiento histórico. La altura de las llamas le impedía ver al borracho, pero empezó a escuchar sus gritos de pánico. Algo debía estar ocurriendo al otro lado, porque esos gritos empezaron a ser más fuertes y desgarradores por momentos.

Poco a poco, las llamas fueron rebajando su altura, y le permitieron ver a Nathaniel lo que acontecía. Era fascinante. El borracho estaba siendo succionado por el pentagrama del suelo, sin poder hacer nada para evitarlo. Pero aún había más, porque las llamas estaban agrupándose en una de las esquinas del pentagrama, y una figura empezaba a formarse en ellas. En la parte alta llevaba cuernos, y en la más baja del fuego se atisbaba una especie de cola. Nathaniel se sintió sumamente feliz en aquel momento, donde no sólo había puesto en práctica lo aprendido con Pietro, sino que le había superado de una forma sideral.

A medida que el borracho seguía gritando, desapareciendo de la habitación, y seguramente de la existencia terrenal, la figura de las llamas habló en una lengua tan extraña que Nathaniel no pudo entender nada, hasta que de pronto empezó a escuchar esa misma voz en su mente, pero en su idioma:

“Acepto tu tributo, insignificante criatura. Ahora pide lo que quieres a cambio.”

Nathaniel, preso de una intensa excitación y de una felicidad inmensa, decidió responderle a aquel demonio del mismo modo en el que había recibido su mensaje, a través del pensamiento:

“Quiero riqueza, prosperidad y poder. Y sacrificaré a las personas que necesites para lograrlo. Piensa en el constante flujo de almas que puedo proporcionarte.”

Solamente estaba visible la cabeza del borracho, que había quedado paralizada en una indescriptible mueca de espanto. Aunque en aquel momento no sintió ningún remordimiento, aquella expresión de terror acompañaría a Nathaniel en sus sueños hasta el fin de sus días. Pero era un precio necesario que él aceptaba. Los gritos se habían silenciado abruptamente. Segundos después, ya no había ni rastro de aquel pobre desgraciado. El pentagrama lo había absorbido por completo.

El demonio permanecía callado, como si meditara la proposición de Nathaniel. Quizás le había pedido demasiado. O peor aún, a lo mejor el sacrificio era demasiado pobre para tan altas demandas por parte de Nathaniel. Pero nuevamente volvió a contactar por telepatía:

“Te daré riqueza, y a partir de ella sustentarás el poder. Te daré prosperidad, y con ella tu linaje jamás sufrirá daño alguno, y el lugar en el que vivas siempre permanecerá en pie. Pero para disfrutar de esos privilegios, me entregarás cada año una nueva alma. Sin excepciones.”

La emoción de Nathaniel era tan grande que las piernas le temblaban, y su corazón latía tan fuerte que podría habérsele salido del pecho en cualquier momento. Estaba a un solo paso de lograr lo que quería, de construir su linaje, de grabar su nombre en la historia de la humanidad. Nadie excepto Nathaniel sabría que todo ello se debía a la ayuda del mal. Ni siquiera le contaría a Pietro lo que estaba sucediendo. Aquel era el momento de Nathaniel. De él y de nadie más. La respuesta al demonio fue simple:

“Que así sea.”

Acto seguido, de las llamas salieron numerosos y enormes cofres de madera. Nathaniel abrió uno de ellos y se quedó atónito ante la gran cantidad de monedas de oro, piedras y joyas valiosas que había en su interior. Y eso solamente en la parte más superficial del cofre.

Hubo otro cambio, y el color de las llamas se tornó en rojo sangre. El demonio volvió a introducirse en los pensamientos de Nathaniel, y le dio unas instrucciones sobre cómo debía hacer los sacrificios. Minutos después, las llamas adoptaron una forma cuadrada, y hubo una explosión de luz que cegó momentáneamente a Nathaniel. Cuando éste abrió los ojos, había frente a él un cuadro. Ni llamas ni demonio. Sólo el cuadro.

Era una representación del infierno, donde el fuego y los demonios destacaban claramente. Si uno observaba con atención, podría ver una figura humana siendo torturada por uno de los demonios. Nathaniel sintió un escalofrío cuando identificó a la figura que estaba siendo maltratada: era el borracho que había sacrificado. No sentía ningún tipo de culpa, pero eso no evitaba que una parte de él reaccionara con nerviosismo a lo que acababa de ver.

Nathaniel comprobó el contenido de los demás cofres de la sala. Allí había una fortuna espectacular. No sólo podría vivir cómodamente el resto de su vida, sino que también lo podrían hacer sus descendientes cuando los tuviera. Con aquellas riquezas podría construir un castillo como él deseaba, y adquirir numerosas propiedades en Aberdeen y otras ciudades de Escocia. Tampoco sería un problema contratar un número considerable de personas para trabajar a su servicio. Nathaniel Willburg era cosa del pasado. El apellido Willburg sería reemplazado por Childners, que era el resultado de mezclar Child, el apellido de la madre de Nathaniel, y Ners, las siglas que hacían alusión al nombre real del demonio invocado. Nathaniel Childners sería el hombre que disfrutaría de lo obtenido aquel día, y jamás faltaría al cumplimiento de su obligación.

Algunas semanas después del día de la invocación demoníaca y del sacrificio humano, Nathaniel empezó a presentarse en sociedad con su nuevo apellido. Adquirió una cantidad inmensa de terreno en las afueras de Aberdeen, y encargó la construcción de un castillo. Hacia 1418, el castillo estaba concluido, y Nathaniel ya había sacrificado a tres personas más, que habían sido succionadas por el cuadro, ubicado en una de las habitaciones de los sótanos del castillo.

En 1423, y con varias muertes más a sus espaldas, Nathaniel estaba casado y había sido padre de dos varones que perpetuarían su estirpe varias décadas después. Comenzaba así a forjarse el nacimiento de una de las familias más importantes del país. Una familia marcada por la sangre, la codicia y el diablo, pero dotada de un poder que jamás desaparecería, salvo si se incumplía el ritual anual de sacrificio. 

Era un sacrificio nimio para un incalculable beneficio. Y así se lo inculcaría Nathaniel a su descendencia una vez que fuera necesario. Era el precio de un legado.


Nota adicional: Si queréis leer otro relato que escribí sobre la obligación de cumplir el ritual para otro descendiente del linaje Childners, clickad aquí.

28 comentarios:

  1. Menudo sacrificio, no sé yo si estaría dispuesta a eso con tal de conseguir dinero y fortuna. Totalmente escalofriante. Y me dejas con ganas de más, porque según creo los pactos con demonios no siempre acaban bien.
    Genial relato.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podemos quedarnos tranquilos sabiendo que no llegaríamos a eso. Aunque no tanto pensando en que habrá gente que quizás sí...

      Para matar el gusanillo te queda el otro texto que he enlazado de forma adicional, ubicado cronológicamente 400 años después. ¡Otro beso!

      Eliminar
  2. Vaya, José Carlos, qué buen relato para explicar el origen del mal de la familia Childners. Aunque no sé por qué no me sorprende el que sea la avaricia y el deseo de poder el que genere la invocación de las fuerzas demoníacas.
    Por cierto, ¿cuál es la razón del apellido Childners? ¿Se me ha escapado algo o no tiene razón alguna?. Aunque no creo que lo hayas elegido al azar.
    Me ha encantado esta precuela, y te agradezco enormemente el que me hayas avisado.
    Un abrazo fuerte, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, aunque en el otro texto ya mencionaba los pormenores del ritual y lo que lleva anexo como beneficio y como obligación, aquí es donde más he querido profundizar al respecto. Al principio lo que mueve a Nathaniel es el hambre por trascender lo normal y descubrir que sí que existen criaturas demoníacas, pero una vez que va avanzando, la codicia se suma a la causa.

      Se me pasó explicar el por qué del apellido, has hecho bien en avisarme. Al tenerlo claro se me olvidó compartirlo con las demás personas jeje. Lo arreglaré.

      No hay de qué, gracias a personas como tú que quieren saber más de la historia, me termino animando para trabajar en ello. ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  3. Un buen relato endemoniado esos sí, Una historia de linaje que para conseguir la riqueza y el poder tiene que sacrificar a un ser humano. No se como será esa vida sin remordimientos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que nunca comprobemos como es la vida así, al menos no cuando se trata de pérdidas humanas. Si te paras a pensarlo la política no es muy diferente de esto, pero en vez de cadáveres humanos, se dejan cadáveres políticos por llegar a lo alto de la pirámide. ¡Otro abrazo compañera!

      Eliminar
  4. JC genial relato precuela para explicar el legado. Me encanta como has ido detallando el sacrificio, el pentagrama, los detalles del ritual. Lo sentí muy clásico, como aquellas novelas antiguas.
    Estoy segura que seguirán grandes capítulos acerca de esta original y maldita familia.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Mendiel! Con este relato y el otro, he sentido el gran deseo de homenajear el cine y la literatura clásicos de terror. Tenía el reto de no estropear la escena del cuadro en el otro texto, así que me alegra haber logrado una buena atmósfera y resolución aquí jeje.

      Quien sabe si habrá más, lo cierto es que contar más cosas de esta familia me resulta apetecible. ¡Besos!

      Eliminar
  5. Muy buena introducción al origen de la familia Childners y su fortuna, ambientado además con una buena recreación histórica. Supongo que es el comienzo de una nueva saga que sin duda dará que hablar. El relato se lee con fluidez animando al lector a querer saber más. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias compañero, valoro tus palabras porque tú también tratas de recrear tus historias lo mejor posible. Y lo consigues muy bien.

      No tengo claro todavía qué será de esta historia. Necesitaba dotar de unos pilares sólidos el otro texto, y me animé a contar el origen de todo. Pero algo me dice que volveré por este universo. ¡Otro saludo!

      Eliminar
  6. Me encantó la imagen del cuadro mostrando las almas que Nathaniel sacrificaba siendo torturadas. Un relato efectivo en cada párrafo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jorge, cuánto tiempo sin leerte! Nos perdimos la pista durante una buena temporada jeje. El hecho de que las personas sacrificadas pasen a formar parte del cuadro tiene su importancia, ya que en el otro relato, que sigue la historia 400 años después, el cuadro sigue cambiando. ¡Un saludo!

      Eliminar
  7. Una historia fantástica pero que esconde una gran verdad. De ser ello posible, muchos darían su alma al diablo, y más aún almas ajenas, por conseguir riqueza y poder.
    Me imagina ese cuadro, incorporando, año tras año, las imágenes de los pobres desgraciados que van engrosando las filas del sacrificio humano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, lo escalofriante no es la historia en sí, sino que en el mundo existen tanto personas que dedican su vida al ocultismo y lo satánico, y otras personas sedientas de poder o riqueza. Si como grupos separados ya dan pánico, una persona que sea resultado de la mezcla es terrorífica.

      Para ver el resultado de ese ritual después de 400 años, te animo a leer el texto enlazado al final, que aunque lo escribí antes en el tiempo, cronológicamente es posterior. ¡Otro abrazo y gracias por tu análisis y comentario!

      Eliminar
  8. Un relato excelente JC, escalofriante saber de lo que somos capaces para lograr poder y riqueza.
    Has conseguido que la lectura fuera amena y adictiva, te felicito! :)
    El cuadro y su idea se asemeja al mismo retrato de Dorian Grey, ¿qué tendrán estos que guardan tanto mal y oscuridad?
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Irene, sin duda es cuanto menos inquietante pensar en lo que algunas personas podrían hacer con ese fin. Si es que algunas obras de arte parece que estén pintadas por una mano malvada jeje. ¡Besos!

      Eliminar
  9. Hola Juan Carlos me has atrapado con tu relato, qué historia maléfica, y pensar cuantos habrán usado su poder de forma tan horrible. El relato trasciende mucho más allá del mal. saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, es "José Carlos" eh jaja. Imagínate en todos los siglos de existencia humana la de casos que podrían haber ocurrido... Avaricia y sed de poder o riqueza, falta de escrúpulos o remordimientos...terrenos pantanosos y terroríficos para quien se aventure en ellos la verdad. ¡Otro saludo!

      Eliminar
  10. Absolutamente sensacional, José Carlos. De los mejores relatos que te he leído. La manera de introducirnos en las raíces del apellido que representa "El precio de un legado". El aprendizaje de la maldad a través del pacto diabólico, y la representación del primer sacrificio humano. Alucinante, terrorífico, y tan ficticio como alegoría de la propia realidad.
    Es el pensamiento final: "un sacrificio nimio para un incalculable beneficio" el que responde perfectamente a la cuestión humana de su inhumanidad.
    Perfecto. He disfrutado mucho la lectura.
    ¡Abrazo, Compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por esos entusiastas comentarios Edgar! Tenía claro que si no quería estropear todo lo bien realizado en el otro relato, sólo podía ponerme a contar el origen de la familia Childners si lo tenía claro y era coherente con lo ya trabajado antes.

      Ya sabes que la letra con sangre entra jaja, y en este caso el sacrificio con humanos supone llamar a la puerta del mal, que es lo que Nathaniel anhelaba. Y claro, su ansia de otras cosas no tardó en aparecer, sin importarle el precio a pagar para él o su posible descendencia.

      La forma de acabar es similar a la que quedó en el otro texto, y me gustó lo bastante como para volver a ello haciendo unos pequeños cambios. Gracias por seguirme a menudo y no haberte aburrido con mis historias. ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  11. Hola José Carlos, me ha gustado cómo has ido introduciendo la maldad del personaje, esa codicia para la que vale todo y cómo va dejando atrás cualquier escrúpulo, ya dicen que todos tenemos un precio.

    Por un momento me ha recordado en algunos momentos al retrato de Dorian Grey, creo que era Irene quién lo decía también, a mi me lo ha recordado por ese cuadro que muestra todo el mal igual que el retrato de Dorian.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conxita, gracias por tu visita y tus palabras. Una de las ventajas de la maldad (narrativamente claro, no me gustan las personas malvadas de verdad), es que jamás queda desfasada por el paso del tiempo, y eso dota de realidad cualquier historia sin importar su marco histórico. Y si a ello le sumamos que muchas personas parecen no tener escrúpulos en su deseo de ascenso social...el panorama es cuanto menos inquietante.

      Fíjate que es un libro que a día de hoy no he leído a pesar de que me lo han recomendado varias veces, así que cuando le llegue la hora prestaré especial atención a esos matices :)

      ¡Otro saludo compañera!

      Eliminar
  12. Magnífica precuela de tu relato del cuadro maldito. Ambientar la historia en Escocia me parece un acierto. Siempre me gustó esa tierra de leyendas y me parece un escenario estupendo para el terror gótico, los castillos embrujados, los pactos diabólicos, etc. Como dijiste, en este relato indagas más y profundizas en el origen de todo, con el viaje iniciático de Nathaniel y su pacto diabólico, que se lee de un tirón. Yo también pensé en el posible significado del apellido Childners cuando leí tu primer relato, pero no sé si llegué a comentártelo .Me imaginaba que tenía un porqué, y me alegro que no lo hayas desvelado en esta parte. Ah, y lo de conseguir riqueza y poder mediante sacrificios humanos, no es algo fuera de la realidad, je, je... Estamos hartos de verlo en muchas empresas y organismos públicos, je, je, je. Bueno, bromas aparte, muy buen relato, José Carlos.
    Ah, otra cosa; tienes por ahí una serie sobre una curiosa estación espacial de la que hace mucho que no leo nada, y es una pena, porque tenia muy buena pinta. ¿Tienes previsto continuarla?
    Un fuerte abrazo compañero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Isidoro, agradezco tus siempre extensos y alentadores comentarios en mis relatos. Escocia es un país ideal para estas historias de castillos, rituales satánicos y una amplia gama de sucesos oscuros la verdad.

      Cuando escribí el otro texto tenía algunas cosas claras del origen, pero otras he tenido que trabajarlas, como el encontrar una explicación convincente no sólo para el apellido, sino además para el cambio que hace Nathaniel. Tienes razón, la política, los organismos públicos, las empresas y un largo y aterrador etcétera no funciona muy diferente a esto jaja.

      Sobre tu pregunta, sigo trabajando en esa saga galáctica. Si estoy tardando más en publicar un nuevo capítulo es porque tengo un posible dibujante para ver si es posible convertirla en cómic. En cualquier caso, una de las próximas publicaciones por aquí será esa y te avisaré jeje. ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  13. La introducción al anterior capítulo que ya te acabo de comentar, me ha resultado muy interesante, puesto que además de encajar "las piezas" y poner al lector en situación de conocer mejor el inicio de dicha dinastía maldita, también resulta intrigante y curiosa.

    Queda muy claro el mensaje que dicha dinastía Childners, pone de manifiesto, es decir, el fin justifica los medios y más aún cuando la ambición y la codicia desmedida son "el capitán de este barco".

    Estaré pendiente de tu explicación sobre tu elección para ese apellido familiar "Child" = niño y "ners" sin traducción, lo cual viene a ser un derivado de un nuevo vocablo compuesto de tu propia invención.

    También quiero agradecerte, compañero José Carlos, tu lectura tan observadora respecto a mi último cuento, donde efectivamente "esos caballeros transformados en hormigas por el mago, no eran más que unos cobardes, como adivinaste".

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El proceso de elaboración de este origen fue curioso. Como ya sabes, publiqué primero el otro texto que enlazo aquí, sin tener nada escrito de lo que has leído ahora. Sí tenía en mente algunas cosas respecto al origen de todo, pero mi intención inicial no iba más allá de dejar la historia en un único capítulo. Aunque todo cambió cuando vi la buena acogida que tuvo el asunto, y me insuflé del ánimo necesario para ponerme manos a la obra de nuevo jeje.

      Desde luego, el clan Childners nace marcado por la ambición y los sacrificios que ello conlleva, y al final cada nuevo sucesor del clan ha de seguir los ritos para no perder su estilo acomodado de vida.

      Jeje, de momento dejaré algo de misterio respecto al apellido. ¡Un saludo!

      Eliminar
  14. Con el mismo tono empleado en el relato anterior, hiciste una gran precuela de El precio de un legado. La historia de vida de este sujeto me recordó mucho a Anton Szandor LaVey.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Raúl. Cuando uno se mete en el barro para confeccionar otra parte de una misma historia, se corre el riesgo de meter la pata, pero me alegra notar por los comentarios que ha merecido la pena el esfuerzo.

      No conocía al tipo, pero tras mirar un poco por internet, es algo horripilante por la importancia que alcanzó como seguidor satánico. ¡Un saludo!

      Eliminar

Si has llegado hasta aquí, significa que has dedicado un tiempo a leer estas líneas. Gracias por hacerlo. Adelante, ahora no seas tímid@ y cuéntame tus impresiones del relato. De igual modo, te animo a compartir este relato con más gente para que llegue lo más lejos posible. La mayor parte de las imágenes usadas proceden de la web Pixabay, y se retirarán si el autor lo considerase oportuno y me lo comunicara.