11 de diciembre de 2015

Un constante enemigo

Era mediodía y Matías estaba saliendo del trabajo cuando le sonó el teléfono. Era su hermana Eleonora, y su voz sonaba alegre por primera vez en el último mes:

- Matías, ven en cuanto puedas, papá ha logrado combatir a su enemigo y hoy ha logrado vencerle. Me ha preguntado por ti y quiere que estés con nosotros.
- Voy enseguida para allá. Hasta ahora.

El corazón le latía con fuerza en el pecho. Una victoria, al fin una victoria tras algunos meses derrotado por su cruel enemigo. Había tenido una mañana horrible, pero esa llamada de Eleonora había cambiado por completo su estado de ánimo. En cuanto Matías llegó al aparcamiento y subió a su coche, trató de llegar lo más rápido posible junto a su padre y su hermana. Al llegar al lugar de destino, una residencia de ancianos, se fundió en un abrazo con lo que quedaba de su familia. Ojalá su madre hubiera estado allí para unirse a ellos.

Matías y Eleonora compartieron toda la tarde con su padre, y disfrutaron escuchando todas las historias que él quiso contarles. Parecía como si jamás se cansaran de escuchar su voz y sus vivencias. A fin de cuentas, no todos los días su lucha arrojaba resultados tan favorables ante su constante enemigo: el alzheimer.

Con la llegada de la noche, una de las enfermeras de la residencia les dijo a Matías y Eleonora que el horario de visitas había terminado, y éstos se marcharon con mucho pesar, pero despidiéndose del modo más intenso posible de su padre. Cualquier despedida podía ser la última que una persona con alzheimer recordara, y Matías le dio a su padre el abrazo más fuerte de toda su vida, susurrándole al oído el gran amor que le tenía, y lo agradecido que estaba por haberle convertido en el hombre que era. Y Eleonora hizo lo mismo, aferrándose con fuerza a su padre, y diciéndole que no dejara de luchar para tener más días así. El constante enemigo no merecía salir victorioso con tanta frecuencia, y no había otra opción que luchar cuanto se pudiera, aun sabiendo las escasas opciones de victoria.
Tras salir al aparcamiento de la residencia, Eleonora y Matías hablaron unos minutos antes de despedirse:

- Me alegra mucho que estuvieras aquí Matías.
- La tarde que hemos compartido no me la habría perdido por nada, parecía el de siempre. Durante unas horas sólo tenía ganas de sonreír, ojalá papá tuviera más días lúcidos.
- Lo sé, es demasiado doloroso estar con él en sus días grises, escuchándole hacer preguntas incoherentes o aguantando las lágrimas cuando no nos reconoce.
- Tengo tanto miedo de que acabemos algún día así hermanita…

Y Matías rompió a llorar, y a los pocos minutos Eleonora estaba exactamente igual, sintiéndose débil ante las palabras de su hermano, las cuales no estaban carentes de sentido. La herencia genética podía ser caprichosa, y en mayor o menor medida, el sufrimiento ante la enfermedad de su padre les hacía pensar en el destino que ellos tendrían al llegar a la vejez. La memoria humana era algo sumamente valioso, y era una crueldad infame la posibilidad de verse privados de ese incalculable tesoro a medida que envejecieran. Así que si había un enemigo peor que una enfermedad, ese era el tiempo cuando jugaba a su favor.

Aun así, ambos hermanos se consolaron recordando que la vida sigue y hay que vivirla, disfrutando cada día del mejor modo posible, luchando a diario por vencer todos los obstáculos que aparecen por el camino. 

46 comentarios:

  1. El que nos muestras sí que es un auténtico súper villano, estas enfermedades degenerativas que te llevan a perder tus recuerdos y tu identidad son terribles, y nos dan miedo a todos, tengamos antecedentes en la familia o no.
    Me ha encantado tu forma de relatar la historia, tan clara, tan ágil y sin profundizar en detalles, innecesarios desde mi punto de vista, sobre la enfermedad. Con lo que nos has contado, te ha quedado redondo. Un relato soberbio sin duda alguna, JC, es un gustazo siempre leerte.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola compañera, sí que es un villano considerable como has mencionado, sobretodo por las cosas que perdemos cuando aparece en nuestra vida. Sin recuerdos, perdemos gran parte de nuestra identidad, y eso es terrorífico.

      Me alegra que te haya gustado el texto. Al ser para el concurso, he intentado dar los detalles necesarios para transmitir el mensaje, pero sin olvidar que no sólo es duro para quien sufre esto, sino también para las personas que están a nuestro lado.

      Gracias por tu apoyo compañera, siempre es un placer leer que disfrutes de tus lecturas en la burbuja :) ¡Otro beso enorme!

      Eliminar
  2. Ains, me he quedado más triste que Bambi el día de la madre. =/ Es muy bonito, pero este villano es odioso. Como comenta Chari, los datos justos y precisos para ponernos en situación con mucha delicadeza, bien hecho. ;)
    Un abrazo, compi. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, pues eso es algo así como una tristeza en grado máximo. Es verdad que el alzheimer, como cualquier enfermedad que impida disfrutar de una vejez placentera, es un villano odioso y temible, y supera con creces el daño que pueda hacer alguien de carne y hueso.

      ¡Otro abrazo compañera!

      Eliminar
  3. :( que triste JC! Mi abuelita perdió la batalla con ese mismo enemigo pero tenía también sus días de victoria. Enternecedor relato. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mendiel, siento lo de tu abuela. Imagino que sin mucho esfuerzo habrás reconocido la importancia de esos días de victoria y de poder estar presente en ellos.

      ¡Un beso para ti también!

      Eliminar
  4. No hay peor enemigo que el tiempo y la enfermedad que se lleva los recuerdos.
    Creo que lo has escrito con tanta ternura que alguna lágrima escapará de más de unos ojos.
    Muy bonito relato compañero.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Francisco, eso mismo pensaba en la parte final, que el tiempo y la enfermedad son poderosos villanos cuando se trata de provocar dolor y sufrimiento. Es un tema tan triste que no pude evitar narrarlo con esa sensación.

      ¡Un abrazo compañero!

      Eliminar
  5. Excelente relato compañero.
    Sin duda la pérdida de los recuerdos es casi peor que la muerte. No conocer a tus seres queridos, no saber lo que has hecho con tu vida antes de ese instante en que estás viviendo debe ser terrorífico.
    Un fuerte abrazo José Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Oscar, he intentando aportar una visión diferente del mundo de los villanos.

      Así es, perder los recuerdos es algo tan duro y triste que el simple pensamiento de que algún día pase, es demoledor. No soy capaz ni de imaginar lo que una persona con esa enfermedad pueda sentir aunque la mayor parte del tiempo ande perdida en los recuerdos.

      Otro abrazo compañero.

      Eliminar
  6. Mmmmmm... Pobre señor, debió ser duro vivir cada día con esa enfermedad tan terrible y egoísta. No quisiera pensar cuan horrible sería si me olvidara de todas aquellas personas que amo y tal vez mee aman, tantos recuerdos, tantos libros, tantas... Un relato conmovedor y sencillo amigo, gracias por compartirlo :)

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Etheldred, debe ser muy duro para esa persona, aunque jamás podremos conocer la magnitud de ese sufrimiento desde la perspectiva del principal afectado, al menos no mientras tengamos la suerte de que no nos toque ese villano en la vejez.

      Por eso el mejor modo de combatirlo, y de combatir otras enfermedades, es disfrutando de las personas que amas o te aman, de los recuerdos que se poseen, y de las demás cosas que valoremos en nuestras vivencias.

      Gracias a ti por pasarte y compartir tus impresiones. ¡Un beso!

      Eliminar
  7. Maldito enemigo q nos hiere el Alma.Es muy doloroso ver a tu ser amado, estando sin estar.
    Gracias por poner toda la dulzura q sí existe en momentos así aún latiendo el dolor.
    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, un auténtico enemigo invisible cuando se acerca, y duro y canalla cuando está presente. Tenía que poner algo de esperanza y luz en el texto a pesar de la tristeza reinante, me alegra que te gustara.

      Otra sonrisa igual para ti :)

      Eliminar
  8. Todo lo que no está en nuestra mano para poder arreglar es sin duda el peor enemigo.
    Es muy bueno José Carlos dura realidad, me has dejado un poco tristona.

    Pero me quedo con la última parte del relato y el mensaje optimista de que la vida se debe disfrutar y siempre seguir :)
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Irene, tienes toda la razón, lo que no está en nuestras manos para arreglar es lo que más daño nos acaba haciendo, sobretodo por la creciente impotencia que genera.

      Pero sí, el mejor modo, o al menos uno de los mejores para combatir eso, es intentar disfrutar de cada día y cada momento, y seguir adelante del modo en que podamos. ¡Besos para ti también!

      Eliminar
  9. Como siempre, buscando la originalidad participas en este concurso cuyo tema principal es la creación de un villano. Tú has elegido a uno que acecha constantemente, incluso a las personas sanas: la enfermedad, y lo has enfocado en una en concreto: el alzheimer. Nos has dejado una conmovedora sensación que ha encogido nuestro corazón con esta historia de dos hermanos que visitan a su padre enfermo al hospital, narrando su repentina mejora pero que puede no durar mucho. Frases llenas de sentimiento, directas al alma del lector. Destaco una muy buena: ''Así que si había un enemigo peor que una enfermedad, ese era el tiempo cuando jugaba a su favor.''
    Saludos, Compañero de celda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ricardo, tras leer todos los relatos para el concurso, me di cuenta de que muy pocos hablaban de una amenaza invisible e incorpórea, y vi mi oportunidad de abordar el tema desde esta perspectiva. Y tal como has reflejado, escogí una enfermedad en concreto de las numerosas que hay.

      Son muchos los casos en los que al oír hablar de esta enfermedad, o escuchar de alguna persona conocida que un pariente la tuviera, he pensado que debía ser muy duro envejecer y perder los recuerdos por el camino. Es una de las muchas formas indignas que hay de pasar los últimos años de alguien, por eso cada día de victoria hay que valorarlo a lo grande.

      Esa frase que mencionas me encanta como quedó, porque precisamente quería resaltar la poderosa y malvada dupla que a veces conforman tiempo y enfermedad.

      Un saludo Compañero de celda.

      Eliminar
  10. Qué relato tan entrañable, José Carlos. Realmente hay enemigos formidables que nos acechan cargados de armas destructivas que ni siquiera podemos ver. La enseñanza de tu relato es que hay que disfrutar siempre en las buenas y luchar sin rendirse en las malas. Así es la vida :))

    Buena aportación al concurso, compañero!!

    Un abrazo enorme y feliz fide.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Julia. Es precisamente así, enemigos que llegan en ocasiones en silencio, o que poco a poco van creando una destrucción irreparable a pesar de la resistencia que se ejerza. Por eso hay que disfrutar de lo bueno y recordar que para bien o mal, lo más peligroso de la vida es vivirla, y a partir de ahí, todo lo demás hay que afrontarlo del mejor modo posible.

      Otro abrazo igual de grande y feliz fin de semana :)

      Eliminar
  11. Un villano muy particular, tan malvado como los de marvel. Me ha recordado a "El diario de Noa". Una historia que llega a la patata.

    Saludos acolchados!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego compañero, un villano particular, invisible en muchos casos hasta que ya es tarde, y tan malvado como en un cómic o película. Es un halago leer que te haya llegado a esa parte :)

      ¡Un acolchado saludo!

      Eliminar
  12. Escrito con pulso firme y total sensibilidad. Un relato hermoso por su exquisita narrativa, profundo y conmovedor. Pura tristeza con un mensaje vital. Usando el alzheimer como villano has creado un texto formidable, José Carlos.
    ¡Abrazo, compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre un placer leer tu análisis Edgar. Intenté escribirlo con la mayor sensibilidad posible, alejándome de detalles más...duros de la enfermedad. Hay villanos tan presentes en la realidad, que es necesario que nos convirtamos en héroes a menudo para afrontar cada batalla.

      ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  13. Maldito Alzeimer! Un besazo amigo Genial tu relato.

    ResponderEliminar
  14. Me alegra mucho que ese bloqueo te diera la oportunidad de escribir esta historia tan maravillosa. En cuanto supe que se trataba de esa enfermedad, vino a mi mente mi abuela. Por suerte para mí, no fui la más afectada en este tema, pero me dolía mucho que no reconociera a mi madre y que ella estuviera triste cuando no intentaba hacerle ver que era su hija.

    Supongo que este relato lo he sentido muchísimo más que de costumbre por los recuerdos que ha traído consigo. Y bueno, como siempre, me ha encantado.

    Muchos abrazos calurosos para estas fechas tan frías :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ross, es cierto que tuve un pequeño bloqueo al escribir esta historia, ya que tenía dos formas de encararla pero con distintas enfermedades. Soy consciente de que habrá personas que hayan tenido la mala suerte de vivir en carne propia los síntomas de esta enfermedad en alguien cercano. Por eso lo importante es recordar que hay que seguir adelante del mejor modo que se pueda, saboreando cada victoria.

      Espero que al margen del recuerdo que te haya invadido al leerlo, también repares en la importancia de seguir viviendo y disfrutando de bueno que ofrezca cada día.

      ¡Otro caluroso abrazo!

      Eliminar
    2. Eso es algo con lo que me quedé al finalizar el relato ;)

      Eliminar
    3. Pues eso es lo importante. De nuevo te envío un abrazo :)

      Eliminar
  15. Una gran historia, con un villano aterrador que nos acecha a la vuelta de la esquina.
    Genial, muy triste, pero me ha encantado ese halo de esperanza.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto María, a veces los peores villanos no tienen una forma física, pero sí que influyen en el deterioro de las personas que han de enfrentarse a sus ataques. Sin esperanza para seguir adelante, cada día sería una derrota aún sin tener que afrontar estas cosas. ¡Un beso!

      Eliminar
  16. Temido villano el que nos recuerdas (nunca mejor dicho) en este relato cargado de emotividad. Celebro que hayas escapado de los tópicos a la hora de encarar este reto y nos hayas introducido en una historia mucho más humana y que por otro lado infunde miedo de verdad. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge, un terrible villano sin lugar a dudas. Ya me conoces, intento darle un toque diferencial (la dificultad es lograrlo siempre pero ese es el reto jeje) aunque se trate de un tema ya muy tratado. Así que me alegra leer por tus palabras que lo he logrado y te hayas sentido inmerso en las distintas sensaciones que el texto puede despertar. Un saludo para ti también compañero.

      Eliminar
  17. Un texto que nos lleva a la reflexión. El Alzheimer es una enfermedad que, como muy bien dices, causa pavor. Mucho más que una enfermedad física, porque lleva a perder aquello que para nosotros es más preciado, porque nuestros recuerdos, a fin de cuentas, son nuestra vida. Dicen que para prevenir la pérdida de memoria, lo que hemos de hacer es ejercitar el cerebro como si de otro músculo se tratase. Y para ello, una de los mejores ejercicios es leer… ¿Para qué voy a decir más, no?
    Un placer leerte como siempre. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo Isidoro, esta es una de esas enfermedades (por desgracia hay muchas duras) que pueden atacar a las personas en una etapa en la que atesoran infinidad de recuerdos y vivencias. La sensación es de pérdida de identidad, porque como has señalado, los recuerdos son nuestra vida. Sin duda un gran modo para prevenir o combatir esta cuestión lo has vuelto a mencionar, y tiene que ver con ejercitar el cerebro de distintas formas, y me alegra que este texto te haya gustado compañero.

      Un placer responderte como siempre jeje. Un abrazo.

      Eliminar
  18. Un villano que te come la memoria y te deja sin historia.

    Está de más volver a repetir que esta enfermedad degenerativa es terrible, solo si pudiera agregar algo nuevo, diría que también es injusta: es injusto perder la memoria y perder tu infancia, tus enamoramientos, tus cumpleaños, tus fiestas, tus salidas, toda lo que fuiste e hiciste, recuerdos que a veces son las únicas compañías de los viejos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julio David, secundo totalmente tu primera frase. También tienes razón en lo demás, toda enfermedad degenerativa es terrible, tanto para la persona afectada como para su círculo más cercano, porque la sensación de impotencia está presente siempre. Y sí, totalmente injusta por lo que se pierde, ya que los recuerdos son de valor incalculable a cualquier edad.

      Un saludo compañero.

      Eliminar
  19. Hola José me ha encantado este relato sobre esta enfermedad tan cruel. Me toca la fibra mas intima por que he vivido esta enfermedad cerca de mi madre durante mucho tiempo y he visto todo el proceso de la enfermedad. Tengo mucho escrito sobre el tema que cada vez que intento leerlo me hecho a llorar por lo sensible que me siento. A través de la enfermedad de mi madre he ayudado a mucha gente con su problema incluso haciendo charlas. Esta enfermedad me ha marcado tanto que me preparé y busque información sobre ella que me he especializado y estoy trabajando en una residencia de ancianos donde vivo día a día la problemática de esta enfermedad y otras degenerativas. Así que dicen que la experiencia en esos cuidados me hacen que me implique más con mis residentes y le de todo mi amor y todo mi cuidado. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maria del Carmen, en primer lugar me alegra que te haya gustado el relato, a pesar de ser sobre algo cruel como has señalado. Lamento que tuvieras que vivir de forma cercana todo lo que ello conlleva, y me parece muy bien y muy elogiable que, lejos de dejarte abatir, te volcaras a investigar más al respecto.

      Estoy seguro de que tu experiencia te servirá para afrontar de un mejor modo esa situación cuando la ves en otras personas, y ello repercutirá en una realización más humana y eficiente de tu trabajo. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  20. Una enfermedad es el peor de los enemigos del ser humano. Y la impotencia de quienes ven la paulatina degradación del ser querido es el peor de los sufrimientos.
    Esta es una enfermedad que padecen más los que la observan que los que la padecen en su fase avanzada.
    Un relato muy triste y a la vez muy real.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo pienso, que es el peor enemigo, o uno de los peores, sobretodo por la impotencia que genera muchas veces cuando uno no puede hacer nada por la otra parte. Lo has expresado perfectamente, la degradación del ser querido es algo para lo que nunca puede estar uno preparado, y en casos como éste lo sufren más quienes la ven desde afuera que el propio afectado, que está en ese estado de desorientación.

      Un abrazo Josep Mª.

      Eliminar
  21. Es una enfermedad realmente terrible. La hermana de mi abuela la tuvo y fue triste ver como poco a poco su personalidad se fue perdiendo hasta que al final no quedó nada de ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, muy terrible ver como alguien se va apagando de esa manera sin que se pueda hacer gran cosa por remediarlo. Un saludo Rad.

      Eliminar
  22. gran micro jose carlos,lo más importante aparte de vencer al villano es permanecer unidos así seguro que se vence con amor y humildad,grande jose,un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Pedro, así es, hay que intentar permanecer unido a esa persona y a otras que sean del mismo círculo, para hacer valedero el famoso dicho de que la unión hace la fuerza. Un abrazo compañero.

      Eliminar

Si has llegado hasta aquí, significa que has dedicado un tiempo a leer estas líneas. Gracias por hacerlo. Adelante, ahora no seas tímid@ y cuéntame tus impresiones del relato. De igual modo, te animo a compartir este relato con más gente para que llegue lo más lejos posible. La mayor parte de las imágenes usadas proceden de la web Pixabay, y se retirarán si el autor lo considerase oportuno y me lo comunicara.