7 de agosto de 2015

El poder de la biblioteca

Aquel día llovía sin cesar y con violencia, como si no hubiera un mañana y las calles debieran inundarse para atestiguarlo. Nuestro protagonista había terminado de comer, y nada más salir del restaurante donde había transcurrido su comida de negocios, abrió su paraguas y se dejó envolver en el vendaval de agua y viento que golpeaba incesante las calles de la ciudad.

A mitad de camino de su casa, se rompió el paraguas y se sintió indefenso. Fue entonces cuando vio el letrero de “Biblioteca” en un edificio cercano. Movido por un fuerte impulso, y por el deseo de no mojarse demasiado, decidió entrar. Fue andando de un lado a otro, y la curiosidad le llevó a una espaciosa estancia con butacas similares a las de una sala de cine, e infinidad de libros. Paseó la vista por muchos de ellos, y escogió uno de un autor que recordaba de su adolescencia. Se sentó en una butaca, tamborileó los dedos sobre la cubierta, y lo abrió. A medida que la lectura avanzaba experimentaba muchas sensaciones, y sentía como si volviera a su juventud, en la que devoraba multitud de libros, y cada uno le regalaba multitud de sensaciones ahora olvidadas en tantos años de trabajo y apatía lectora.

Se notaba en armonía consigo mismo a cada página que pasaba. El trance de emociones fue tal, que sólo volvió a la realidad y levantó la cabeza del libro cuando un empleado se acercó y le dijo que era hora de cerrar. Dejó el libro en su lugar y salió a la calle: ya era de noche y no llovía. Había entrado al mediodía de casualidad y para resguardarse del agua, y salió de noche deseando no haber dejado de leer durante tantos años, agradeciéndose haber entrado en aquel lugar. Cuando las luces del edificio se apagaron del todo, nuestro protagonista ya estaba ansioso por volver al día siguiente. Bendita lluvia.


20 comentarios:

  1. Nunca se sabe cuál puede ser la vía por la que vuelves a reencontrarte con algo placentero y deleitante -en este caso el violento chaparrón-. Lo importante es reencontrarse con cosas que nos hacen bien; los modos como éstos se producen se escapan a nuestro entendimiento; y, menos mal, a mi modesto entender.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Nunca podemos predecir de qué modo volvemos a disfrutar de cosas que parecían olvidadas en nuestra vida, y lo gratificante es poder conectar de nuevo con todo ello y disfrutarlo una vez más.

      Eliminar
  2. Un momento casual, te lleva a lugares totalmente insospechados. Una lluvia, una biblioteca. Me ha gustado mucho. Es precioso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lluvia tiene esa cualidad mágica en ocasiones, que nos hace acabar donde menos pensamos. Me alegra que hayas podido disfrutar de este microrrelato María, eso es muy alentador para seguir escribiendo. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Totalmente acorde con los otros comentarios. Lo que más me agrada del microrrelato es, sin duda, como aprovechas una idea sencilla y evocadora para jugar con las palabras de manera fina y con audacia, plasmando sensaciones y creando una agradable atmósfera sensitiva. Me ha encantado, José Carlos.
    Saludos, Compañero de Palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haber logrado no sólo atraer tu atención, sino haber conseguido que te sintieras en sintonía con la atmósfera creada. Un honor que te haya causado esas impresiones.

      Saludos, Compañero Escritor.

      Eliminar
  4. Un libro cuando hace tiempo que no lo coges en las manos siempre se añora. Has aprovechado la lluvia para introducirte directamente en la antesala de las palabras.
    Buen relato José. saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los libros son de los mayores placeres que hay, y son de fácil acceso a todo el mundo, aunque a veces hay quien los abandona tanto tiempo que olvida su magia. Me alegra que te haya gustado el relato Mila. Un saludo.

      Eliminar
  5. Buenas José Carlos.
    En primer lugar te devuelvo por cortesia tus visitas. Sin embargo aparte de eso, te dire que tu blog me ha gustado mucho. Este primer micro que leo me encanta, en realidad ya con solo mencionar lluvia, y biblioteca, ya me tienes ganado.
    Estupendo trabajo. Prometo leerme tu blog con ansiedad.
    Ya te tengo enlazado como recomendado en mi blog.
    Un abrazo compañero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Oscar, es reconfortante descubrir blogs que despiertan interés como me pasó con el tuyo, y si encima es recíproco, pues ya eso no tiene precio. A mi también me encantan la lluvia y las bibliotecas, como podrás apreciar en alguno más de mis relatos. Espero que la lectura del resto de las historias te enganche tanto como para hacerte asiduo.

      Gracias por tenerme en tus recomendaciones, desde ahora también figuras en las mías. Otro abrazo.

      Eliminar
  6. Un relato en el que la lluvia vuelve a ser la protagonista. Y esta vez le lleva al protagonista a sumergirse de nuevo en el mágico mundo de la lectura y que tú has sabido transmitir. Un mundo con el que se reencuentra, que le lleva a sus años de juventud en los que devoraba libros sin descanso. Un gran homenaje a la lectura.
    Un saludo, Compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en esta ocasión la lluvia nos conduce a una historia menos tenebrosa y oscura para llevarnos por un camino más nostálgico. Siempre recomiendo a la gente visitar alguna biblioteca, bien para estudiar, leer, escribir, o por curiosidad, ya que son lugares donde se respira un aire diferente. Me alegra que te sigan gustando mis relatos.

      Otro saludo Ricardo.

      Eliminar
  7. José Carlos me ha encantado este relato. los días de lluvia son para pasarlos en casa o en una biblioteca rodeada de libros. Yo desde niña estos días me los pasaba cerca de una ventana donde entraba mas luz y la lectura de mis cuentos, tebeos y libros para mi edad infantil eran mi mejor entretenimiento. Muchas de esas tardes escribía mis relatos y mis cuentos , que pena que no conservo casi nada de aquellos relatos. Hoy en día en esos días de lluvia sentada ante mi ordenador con una página en blanco Intento cómo relatar una historia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maria del Carmen, pienso lo mismo de ese tipo de días, incitan a hacer ese tipo de cosas entre otras. Siempre puedes servirte de los recuerdos que tuvieras de aquellos relatos y cuentos si deseas volver a reescribirlos teniendo al menos un punto de partida. Ánimo para vencer ese "bloqueo". Un saludo.

      Eliminar
    2. Si , he escrito un cuento enlazando esos recuerdos de mi infancia, de momento lo dejo sin publicar por que está enviado a un concurso en Ediciones Alféizar.

      Eliminar
    3. Suerte en el concurso compañera, un saludo.

      Eliminar
  8. Como escritora y bibliotecaria, me encantó esta obra, vivo sumergida en la magia de los libros y las bibliotecas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola y bienvenida a la burbuja Graciela! La verdad es que el dúo de libros y bibliotecas es maravilloso en muchos sentidos. En mi época universitaria pasaba mucho tiempo en las bibliotecas y a día de hoy aún sigo visitándolas a menudo. ¡Un saludo!

      Eliminar
  9. ¡Qué bello canto a los placeres de la lectura! Por mucho que lo intento, no logro entender a aquellos que no han abierto un libro en su vida, y que incluso se sienten orgullosos de ello.
    Un abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias compañero! La lectura es uno de los placeres más gratificantes que hay, sea cual sea la edad que tengamos. Tampoco yo entiendo a esa gente, y mira que conozco numerosas personas así. Incluso añadiría que no entiendo a quien se abandona totalmente a la lectura digital (que como complemento está bien) dejando atrás el tacto de un libro físico, el sonido de la página al ser pasada, y esas otras sensaciones que nos deja.

      Vivan las bibliotecas y las personas lectoras. ¡Otro abrazo!

      Eliminar

Si has llegado hasta aquí, significa que has dedicado un tiempo a leer estas líneas. Gracias por hacerlo. Adelante, ahora no seas tímid@ y cuéntame tus impresiones del relato. De igual modo, te animo a compartir este relato con más gente para que llegue lo más lejos posible. La mayor parte de las imágenes usadas proceden de la web Pixabay, y se retirarán si el autor lo considerase oportuno y me lo comunicara.